UNA FLOR AMARILLA CUALQUIERA

  Parece una broma, pero somos inmortales. Lo sé por la negativa, lo sé porque conozco al único mortal. Me contó su historia en un bistró de la rue Cambronne, tan borracho que no le costaba nada decir la verdad aunque el patrón y los viejos clientes del mostrador se rieran hasta que el vino... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑