DESDE LA ORILLA

El rostro reclinó. Desde la orilla

todo era paz. Olor. Inmensidades.

Verdades concedidas al espacio,

suavemente oscilando entre las ramas.

Aspiró el aire frío que se abría

como un sol de papel en los pulmones.

Saber del mar su luz, su pasadizo.

Atrás dejar la sal. Volver a casa.

ARIADNA OLVIDA EL MAR POR ANA GORRÍA.

BAJA MAR, ENSENADA B.C., MÉXICO. 29/04/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: